Tuesday, September 29, 2009

Una conversación que escuché en la cafetería

chico: creo que me estoy encariñando
chica: oh no
chico: no lo pude evitar
chica: ¿y ahora qué?
chico: no sé, tú dime
chica: es que... no sé
chico: ok
chica: no te encariñes conmigo ¿sí? por favor
chico: lo mejor será que ya no nos veamos
chica: tal vez
chico: no puedo dejar de verte
chica: yo tampoco
chico: eres tan guapa
chica: tú eres lo mejor que me ha pasado
chico: pero no quieres que me encariñe
chica: no
chico: ok, ¿nos vamos?
chica: vayamos a tu casa
chico: está bien

4 Comments:

Blogger Eu said...

metiche

9:04 PM  
Blogger Jorge Saucedo said...

ah. los occidentales y sus problemas conyugales, dijo carl gustav.

10:36 PM  
Blogger LSz. said...

Brío al sujeto lírico, oidor.

9:46 AM  
Blogger Aurelio Green said...

Es algo muy curioso, el ser voyeur del oído. El título es una ficción también. Sin embargo, yo he sido el chico, y he sido la chica también y me asombra la precisión con que soy ambas voces...

9:18 PM  

Post a Comment

<< Home